Manejo postoperatorio de catéter doble J en ureteroscopias, síntomas y complicaciones

  • Jesús Sebastián Muruato-Araiza División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México https://orcid.org/0000-0003-0131-9171
  • Irving Reyna-Blanco División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México
  • Aldo Jimenez-García División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México
  • Alan Martínez-Salas División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México https://orcid.org/0000-0001-5354-8887
  • Roberto Lopez-Maguey División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México
  • Alejandro Hernandez-Mendez División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México
  • Pascual Cortes-Raygoza División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México https://orcid.org/0000-0002-3351-5102
  • Mario Ortega-Gomez División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México
  • Iván Calvo-Vázquez División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México https://orcid.org/0000-0002-3673-8854
  • Iñigo Navarro-Ruesga División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México https://orcid.org/0000-0002-1385-6575
  • Javier Santamaria-Orozco División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México https://orcid.org/0000-0002-8462-1044
  • Gerardo Fernández-Noyola División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México https://orcid.org/0000-0002-5176-6722
  • Mauricio Cantellano-Orozco División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México https://orcid.org/0000-0003-0799-3538
  • Carlos Martínez-Arroyo División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México https://orcid.org/0000-0001-5506-2928
  • Jorge Gustavo Morales-Montor División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México https://orcid.org/0000-0002-0270-973X
  • Carlos Pacheco-Gahbler División Urología. Hospital General Dr. Manuel Gea González. Ciudad de México https://orcid.org/0000-0003-2365-6160
Palabras clave: litiasis, catéter doble J, ureteroscopia

Resumen

Antecedentes: Actualmente el 70% de los pacientes operados de ureteroscopia reciben colocación de catéter doble j debido a que se cree que disminuye la obstrucción secundaria a edema ureteral o a fragmentos de lito, pero la colocación no es inocua, ya que conlleva una gran variedad de efectos secundarios como frecuencia, urgencia, hematuria, disuria y tenesmo, así como un impacto económico. Nuestro objetivo es evaluar el manejo actual del catéter doble j en pacientes posoperados de ureteroscopia y los síntomas posquirúrgicos asociados.

Materiales y métodos: Estudio retrospectivo de ureteroscopias realizadas en el Hospital Dr. Manuel Gea González durante el 2017 en pacientes mayores a 18 años. Se analizaron las frecuencias en readmisiones al servicio de urgencias durante la primera semana posoperatoria y los síntomas asociados al uso de catéter doble j, así como complicaciones posoperatorias.

Resultados: Se registraron 105 ureteroscopias. El sexo masculino fue el predominante en hasta 55%; las ureteroscopias semirrígidas fueron las más prevalentes con un 71%. Se colocó preoperatoriamente catéter doble j en 69 pacientes y posoperatoriamente se colocaron en 41 pacientes. Durante el seguimiento los pacientes con colocación de catéter jj refirieron síntomas asociados a la colocación del catéter, lo cual ameritó visita a urgencias, encontrando únicamente asociación significativa para polaquiuria (p=0.001). Se obtuvo un total de 95 pacientes libre de litiasis, de los cuales a 61 (64.2%) se les colocó catéter doble j y 2 quedaron con litiasis residual y sin catéter.

Conclusiones: De los 61 pacientes que se les colocó catéter doble j, 57 (82%) presentaron al menos un síntoma relacionado con el catéter; el 64.2% fueron ureteroscopias no complicadas a las cuales se les colocaron catéter doble j, por lo que creemos necesario realizar un estudio prospectivo y aleatorizado con un mayor número de pacientes para confirmar los resultados previamente reportados y establecer de manera más clara y objetiva las indicaciones para el uso del catéter doble j en nuestro hospital.

Publicado
2020-01-26
Sección
Artículos originales